viernes, 20 de julio de 2012

domingo, marzo 18, 2012 Facundo Arana: "No me desvela hacer de malo"



domingo, marzo 18, 2012


Entrevista exclusiva
A fin de año empezará a trabajar en una nueva telenovela para Telefe

Mirá la entrevista


Por Agustín Tauler
agustin.tauler@hotmail.com

En la cuarta edición de la campaña solidaria de FUNDALEU, fundación para combatir la leucemia que se llevó a cabo en una farmacia del barrio porteño de Recoleta, Facundo Arana habló conTELEVISIÓN & MEDIOS acerca de la importancia de donar sangre. También se refirió a su experiencia en Cuando me sonreís, a su vuelta a Telefe, y a su poco interés de hacer un personaje de malvado. Y recordó a su ex compañera en Muñeca Brava, la actriz Lydia Lamaison, fallecida recientemente.  


- ¿Por qué pensás que tuviste leucemia de joven?


- La verdad no tengo ni idea -se sincera el actor en diálogo con este blog, sentado en un sillón blanco-. Uno se enferma, se muere, digo la vida es la vida. Sí el mundo no está tan sano como era. No sé por qué...

- Por ahí te pasó para que terminaras haciendo esto...


- Sí, ¿quién te dice? Pero a mí la bandera me gusta mostrarla. No me gusta ser bandera de nada pero lo cierto es que acá te cuento una cosa que no tiene contraindicaciones. Es necesario donar sangre, y ojalá no tuvieran que ocurrir tragedias para que corramos todos a donar sangre. Porque en una tragedia hay mucha gente al mismo tiempo que necesita sangre, pero cuando no es el momento de la tragedia, hay mucha gente al mismo tiempo que sigue necesitando sangre. Ya sea con leucemia, mujeres que tienen un parto que viene a contramano, hay gente que tiene accidentes todos los días. Somos muchos millones de habitantes, entonces hay mucho volumen de cosa que pasa -mueve las manos aceleradamente y se arremanga las mangas de la camisa-. Algo que nunca se toma vacaciones es la necesidad de donantes de sangre. No esperemos a que salga en los diarios. Eso es. 


A poco de cumplir 40 años, y después de haber protagonizado Cuando me sonreís, junto a Julieta Díaz, el también galán volverá este año a la pantalla de Telefe en un documental -de cuatro emisiones- donde se lo verá escalando el Monte Everest, la montaña más alta del mundo (8.848 metros) con el fin de clavar la bandera con la leyenda "Donar sangre salva vidas".   


"Se lo planteé al canal hace cuatro meses, o sea que hace cuatro meses que iba yo solito como una cámara como la que tenes vos, o grabarme para subirlo al blog", dijo al tiempo que señaló que TLF le pone "alas de verdad", a diferencia de cuando hizo la vuelta al mundo, encargándose él de todo el costo económico que eso conllevó.  


En 2013 en una nueva ficción


Chiquititas, Muñeca Brava, Yago, Pasión Morena, 099 Central, Padre Coraje, Sos mi vida y Vidas Robadas, son las tiras que tiene en su haber 


- ¿Vas a hacer otra telenovela en Telefe?

- Tal vez empiece hacia la segunda mitad de año, yo te diría que más tirando a fin de año.

- ¿Podés adelantar algo?

- Por ahora no. No se sabe. Generalmente, si tenés mucha suerte y yo la tengo, te llaman de un canal como Telefe y te dicen, 'vas a trabajar conmigo cuando termines de hacer lo que vas a hacer ahora'. ¿Y qué vas a hacer ahora? 'Yo te quiero acompañar'. Eso es lo que realmente pasó.


- ¿La va a producir Gustavo Yankelevich?

- Va a estar producido por Telefe. Pero ojalá, mirá, cruzo los dedos siempre para tener a un tipo como Gustavo Yankelevich en la escudería, ¿sabés? Porque hay cosas que no tenes que preguntarte. Independientemente de la suerte que corra después el programa. Nunca nadie te puede predecir rating, ni que Lobo haga 12 puntos contra Dulce Amor que está haciendo 25, que estaba pensado por ahí para la tarde, y la está rompiendo a la noche. Entonces son esas cosas que hacen distinta la pelea. Porque vos no le decís: 'Ja (aplaude), ahora con este programa voy y le bajo los dientes a todos'. Pero lo bueno es que, como todos lo sabemos, todos tienen la humildad de decir algo 'che, pero está subiendo ahora...' No. Ahora ojalá que la historia esté buena, eso creemos y ojalá que a la gente le guste, porque el que hace así o así -levanta y baja el pulgar- como en la época de los romanos, es el público.


"El rating de Cuando me sonreís no fue el que hubiéramos soñado"


-¿Cómo fue haber hecho Cuando me sonreís?

- ¡Excelente! Lo que pasa es que el resultado de lo que mide el rating, aquí en Capital y el Gran Buenos Aires, no fue el que todos hubiéramos soñado. De todas maneras, para estar frente a quien estábamos, que era el Bailando de Tinelli, que es un monstruo en su mejor performance, porque son más creativos que la mierda (risas). Cuando decíamos, 'bueno, ya se va a pasar' -mueve el brazo derecho como si graficara una ola-, se venía una cosa nueva.


- En su momento se dijo que se adelantó el final porque no tenían una gran medición de rating...

- Mirá, si a mí me preguntas si el año que viene yo haría una historia escrita por Marta Betoldi y Ricardo Rodríguez, te pregunto dónde firmo ya. Si me preguntas si trabajo con Julieta Díaz, te pido por favor que me pases el contrato ya. Lali Espósito, Mario (Pasik), Julia Calvo, Benjamín Rojas (se lleva las manos a la cara), Peter (Lanzani). Si vos me armas la fórmula uno que teníamos... Después el que decide es el público. A veces se copa con lo que estás contando, y a veces quiere ver otras cosas, si podes vivir con esa tranquilidad no te enfermas. La planilla de rating la pedí todas las mañanas.


- ¿Harías un personaje de malvado?

- Sí, claro. ¿Sabes qué pasa? Te voy a dar un ejemplo totalmente extremo porque queda enorme. Es como que le preguntes a un tenista si le va bien jugando de determinada manera. Yo no sé si le preguntaría a Del Potro, 'che, ¿por qué no jugás el partido que viene con la derecha?' Y me va a decir, 'si con la izquierda me va bien'. A mí en mi carrera, yo ya me desarrollé de una manera y a la gente le gusta verme en determinados personajes. Pero si mañana un productor me dice 'te voy a pagar a vos para que juegues con la derecha'. Bueno, ¿pero la gente va a tener ganas de verlo? Si me dice que sí yo lo haría, pero es una apuesta muy grande. Si me preguntas si me animo, me re contra animo pero... (levanta y abre las manos).

- Por ahí en algún momento...

- No sé si la gente tiene ganas de verme haciendo Padre Coraje o siendo el Costa de Padre Coraje. Hay actores a los que les ha ido bárbaro, hay actores que han perdido tiempo tratando de hacerlo toda la carrera.


- Quizás en un unitario, no algo con continuidad...
   
- Sí, no me desvela hacer de malo. La verdad que no, pero me divertiría. Pero no estoy padeciendo lo bien que me va porque querría ser de malo, no.


- Por último, quería preguntarte qué recuerdo tenés de Lydia Lamaison...

- Y... No hay mucho más para decir acerca de Lydia. Ella era tan modesta que no le gustaría que se diga demasiado más. Cuando una persona vive 97 años, no se la despide porque se fue antes de tiempo, pero una persona como Lydia Lamaison siempre se va antes de tiempo. Es una vida que ella miró para atrás. Se fue calladita, hasta en un feriado para no molestar. Esa era Lydia. Te enseñaba grandeza, solidaridad, respeto, amor por el equipo, amor por la profesión, amor por sus compañeros, mirá lo que hizo en la Casa del Teatro. Y tenía 97 loco. Y seguía... Pidió que no le manden flores sino que manden plata a la Casa del Teatro. Eso no fue una ocurrencia de la familia, eso fue la familia que dijo que ella pidió como uno de sus deseos. http://television-medios.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada